Continuar con el espíritu divulgador:
Introducción al número

Por Alejandro Iborra y Ana Belén García-Varela
CUADERNOS DEL INSTITUTO IKEDA · 2 · Dic. 2020


En este segundo número de Cuadernos del Instituto Ikeda queremos continuar con el espíritu divulgador con el que se fundó esta institución. Para comenzar, rendimos homenaje a nuestro fundador Daisaku Ikeda, compartiendo en una primera sección, tras la laudatio, el mensaje de agradecimiento que nos dedicó el día en que la Universidad de Alcalá le concedió el doctorado honoris causa, el 25 de enero de 2018. La postura de vida que se refleja en él inspira a quienes nos dedicamos a la docencia a trabajar cada día con la ilusión de educar a nuestros estudiantes con un espíritu crítico de compromiso con su contexto y su sociedad. Por ello, nos sentimos identificados con su mensaje de creación de valor en la sociedad y de fomento de una cultura de paz desde el diálogo más próximo entre las personas.

Por este último motivo, hemos querido incluir también en el presente número una sección dedicada al estudio del diálogo desde diferentes perspectivas; dentro de nuestro trabajo en el IEDDAI, el estudio del diálogo es un tema crucial para poder analizar los procesos de aprendizaje y de cambio social. En la sección, se incluyen tres artículos correspondientes a diferentes enfoques: el primer artículo plantea un análisis del diálogo desde la perspectiva de Daisaku Ikeda, ya que, como hemos apuntado antes, en su obra ha defendido el diálogo como una herramienta fundamental para la transformación individual y la construcción de la paz. El segundo de los artículos aborda el papel del diálogo en educación desde el enfoque de las prácticas colaborativas, como un modo de trascender el aprendizaje transmisivo para llegar a un contexto de intercambio de ideas en el aula, comprendiendo la naturaleza dialógica del conocimiento. El tercer artículo de la sección trata el papel del diálogo en el ámbito de las prácticas colaborativas y dialógicas que se emplean en psicoterapia y otros contextos de cambio social, como un modo de superar la visión del terapeuta como experto que diagnostica, para dar paso a la de un colaborador que facilita el surgimiento de ideas a través de la conversación con la persona o personas que presentan un problema.

También hemos dedicado una sección de esta edición a la VIII Jornada para una Educación Creativa, organizada por el Departamento de Educadores de la Soka Gakkai de España con el lema “Creando valor en momentos de crisis”, a la que fuimos invitados. Este evento resultó una oportunidad de situarnos ante la experiencia del confinamiento en particular, y la situación de emergencia social generada por la pandemia de COVID-19 en general. En este sentido, reflexionar junto a profesionales de la educación acerca de cómo nos había afectado y nos estaba afectando la situación a nivel personal y profesional generó un nuevo ejemplo de diálogo colaborativo, donde encontramos apoyo y aliento mutuo.

Para cerrar este número, una sección presenta la reciente publicación del libro Nuevas miradas en psicología del ciclo vital, del que se ofrece una reseña, escrita por uno de los editores y autores, seguida de la reproducción íntegra del capítulo cuatro, titulado “Educación para la felicidad: Creación de valor en el contexto de la psicología del ciclo vital”. Con este capítulo tuvimos ocasión de participar en el que fue un proyecto llevado a cabo desde varias universidades de Chile y España. El libro reintroduce la necesidad de una perspectiva del ciclo vital a la hora de estudiar el desarrollo humano, que incluya la infancia y la adolescencia, pero también la adultez y la vejez, como momentos fundamentales de nuestro desarrollo. Además, trata conceptos con los que estamos muy familiarizados en el IEDDAI: la importancia del asombro en la infancia, la identidad, el amor, la generatividad y la espiritualidad. El resultado es una profunda reflexión teórica, sustentada por trabajos de investigación. Nosotros compartimos nuestra visión de una educación basada en la noción de crear valor, que contribuya a la felicidad, entendida como la construcción de un sentido personal y social. En el capítulo, conectamos la psicología del ciclo vital con la obra de Tsunesaburo Makiguchi y Daisaku Ikeda, integrada en el ejemplo de nuestra intervención en la asignatura de Educación para la Felicidad.

El mensaje de Daisaku Ikeda publicado en la sección inicial marca este número como un punto de inspiración desde el que iniciamos la andadura del instituto de investigación. La sección sobre el diálogo muestra una parte central de nuestra práctica metodológica, de carácter colaborativo; el diálogo hace posible la colaboración y la construcción de una comunidad que co-construye sentido a partir de su práctica. Y esto se manifiesta en las dos últimas secciones: el diálogo mantenido entre los asistentes a la VIII Jornada para la Educación Creativa, y entre los profesores de universidad que hicieron posible la publicación del libro sobre la psicología del ciclo vital.

Contenido protegido
Ir arriba