El Instituto Ikeda felicita a la Universidad Soka por su 50.º aniversario


Vista aérea reciente del campus de la Universidad Soka en Hachioji, Tokio | Foto: Seikyo

Se podría decir que la construcción de la Universidad Soka, cuya idea ya albergó el fundador de la educación creadora de valor (en japonés, soka), Tsunesaburo Makiguchi (1871-1944), comenzó con una conversación entre su sucesor, Josei Toda (1900-1958) y el joven discípulo de este, Daisaku Ikeda (n. 1928) que tuvo lugar en noviembre de 1950.

El proyecto empezó a tomar forma concreta en 1964, con el anuncio de Daisaku Ikeda de llevarlo a cabo. A partir de ese momento, su firme compromiso personal y las iniciativas en que se tradujo maduraron hasta la inauguración de la casa de estudios superiores en Hachioji, Tokio, menos de una década después: el 2 de abril de 1971, hace ahora 50 años.

Junto al fundador, han contribuido al desarrollo de la Universidad Soka graduados, padres y otros individuos que, aun sin tener un vínculo directo con la comunidad educativa, han querido apoyar la implementación de sus valores a través de donaciones. Por ello, se enorgullece de ser una “institución del pueblo”, con el compromiso invariable de dar lo mejor en bien de todas las personas, sobre todo en tiempos difíciles.

Los graduados de la Universidad Soka contribuyen a la sociedad en infinidad de ámbitos, y esta primavera el número de exalumnos ha superado la cifra de cien mil.

Además, el programa educativo internacional de la universidad ha sido objeto de gran reconocimiento. El pasado 5 de marzo recibió la mejor valoración en el informe del «Proyecto de apoyo a la creación de la mejor universidad mundial» del Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón. Forma parte del reducido grupo de 4 universidades, entre un total de 37, que han merecido dos veces seguidas la calificación “esfuerzos excelentes y estimación de logro de los objetivos”.

El aniversario ha motivado la publicación de un libro sobre los 50 años de historia de la Universidad Soka, que contiene un prólogo del fundador. Ikeda también envió un poema y un mensaje a los participantes en la ceremonia de ingreso celebrada el mismo 2 de abril, que incluyó a los estudiantes que no pudieron participar el año pasado, al cancelarse la ceremonia de 2020 con motivo del inicio de la pandemia.

Desde España, el equipo directivo del Instituto Universitario Mixto de Investigación en Educación y Desarrollo Daisaku Ikeda (IEDDAI-Instituto Ikeda) envió un mensaje de felicitación, que concluía con las palabras: “Hoy, más que nunca, necesitamos contribuir a la formación de futuros ciudadanos del siglo XXI. En tiempos de crisis es aún más pertinente reflexionar sobre cómo serán los ciudadanos del futuro: críticos y reflexivos, autodirigidos, sensibles a las necesidades de los demás y dispuestos a luchar por un mundo más justo. Instituciones como la Universidad Soka son un ejemplo de inspiración y apoyo para nosotros. Deseamos construir un futuro juntos durante al menos otros 50 años”.

Contenido protegido
Ir arriba