“Cuando se piensa en grande”:
Mensaje rectoral

Por José Vicente Saz
CUADERNOS DEL INSTITUTO IKEDA · 1 · Jun. 2020


José Vicente Saz, rector de la Universidad de Alcalá (UAH), y Ryohei Tanaka, vicerrector de la Universidad Soka, durante el acto inaugural del Instituto Ikeda celebrado en el Rectorado de la UAH el 7 de junio de 2019 | Foto: Universidad de Alcalá

En primer lugar, deseo felicitar a los miembros de ambas universidades que, con su tesón y entusiasmo continuado durante este tiempo, han hecho posible que hoy nos encontremos aquí materializando una idea. En mi discurso de toma de posesión como rector, mencioné una frase de nuestro Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal que me permito volver a compartir con ustedes: Cajal decía “Las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas” y, precisamente, esto es lo que hemos conseguido hacer entre todos para convertir en una realidad el Instituto Mixto de Investigación en Educación y Desarrollo Daisaku Ikeda.

Nuestra misión como docentes es conseguir una formación integral de nuestros estudiantes, alcanzando su capacitación personal y profesional a través de una formación de excelencia.

Para poder cumplir con este principio necesitamos actualizar nuestros conocimientos, adaptarnos a los cambios y transformaciones que provocan la evolución de la sociedad, de la ciencia y la tecnología.

El trabajo diario, junto al intercambio de conocimientos y experiencias con profesores de otras universidades, el estudio constante y la curiosidad por explorar e investigar nuevas metodologías y modelos de formación, son, sin ninguna duda, el secreto del éxito.

Pues bien, una visita de la profesora Ana Belén García a la Universidad Soka generó una idea con la que, entre todos, “hemos hecho algo”, algo tan importante como promover, con la colaboración de otros profesores, un nuevo centro de investigación centrado en la “educación para la felicidad”. Para nuestra universidad esta iniciativa tiene varios elementos de valor incalculable. En primer lugar, sitúa la educación, el elemento fundamental de toda sociedad, el que determina su progreso, en el centro de nuestra óptica académica. En segundo término, nos permitirá formar a nuestros estudiantes (los futuros maestros) en la creación de valores, en su desarrollo personal y profesional, como un concepto global. Y por último, inicia una nueva línea de investigación en el ámbito de las ciencias de la educación que sin duda redundará en una mejor formación de nuestros profesores y de nuestros estudiantes.

Esta idea ha fructificado finalmente en la firma de un convenio de colaboración que ha posibilitado materializarla. Hemos contado con dos estudiantes de la Universidad Soka en Alcalá, en nuestra Facultad de Ciencias Económicas, Empresariales y Turismo y, el próximo curso, dos de nuestros estudiantes vivirán esa experiencia en Tokio.

La Universidad Soka, al igual que la de Alcalá, valora especialmente la internacionalización y ambas, como respuesta a la demanda que supone la formación en un mundo globalizado, tenemos relaciones con universidades de todo el mundo. También coincidimos en muchos de nuestros valores como la potenciación de los valores humanísticos, la educación para la paz y la convivencia.

El incremento de los contactos entre profesores de las dos instituciones ha hecho posible formalizar esta relación interuniversitaria y ampliar nuestro horizonte no solo a la docencia, sino también a la investigación compartida, a través de la creación de este Instituto Mixto que, sin duda, nos ofrecerá excelentes resultados.

Las comunidades universitarias de Alcalá y de Soka nos felicitamos por haber seguido el camino marcado por nuestro Premio Nobel, de la misma forma que nos congratularnos por contar con Daisaku Ikeda, fundador de la educación Soka, entre nuestro claustro de profesores ilustres, a través del doctorado honoris causa que le fue concedido el pasado año.

Me gustaría finalizar con una frase de uno de nuestros más ilustres filósofos, Ortega y Gasset, quien dijo: “Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos”. Pensemos en grande, pongámonos los objetivos más exigentes, y estoy convencido de que llegaremos muy lejos.

 

Contenido protegido
Ir arriba