En bien de las generaciones futuras:
Introducción al número

Por Alejandro Iborra1 y Ana Belén García-Varela2
CUADERNOS DEL INSTITUTO IKEDA · 3 · Jun. 2021


En conmemoración del 150.º aniversario del nacimiento de Tsunesaburo Makiguchi (1871-1944), comenzamos este tercer número de nuestra revista Cuadernos del Instituto Ikeda con una sección que recoge la traducción de la disertación La ira legítima y la lucha por la justicia”, presentada por Daisaku Ikeda en el Centro Simon Wiesenthal el 4 de junio de 1994, y que aborda la trayectoria del fundador de la educación para la creación de valor. Se trata de una reflexión sobre qué legitimidad puede tener la ira que emerge de nuestra revisión del pasado, si nos servimos de ella para construir la paz desde un ejercicio de tolerancia. Este texto, que ofrece detalles sobre diversos momentos de la vida de Makiguchi, quien no solo trataba de ser consecuente con sus creencias antibelicistas, sino también de contribuir a generar una sociedad más benevolente, ilustra a la vez un tema central de este tercer número: la generatividad.

En los últimos años se está realizando bastante investigación sobre esta séptima crisis vital del desarrollo planteada por Erik Erikson. A menudo, se ha relacionado con la paternidad y con profesiones centradas en el cuidado del otro, tales como la docencia, la medicina y la enfermería. Pero la generatividad trasciende esta labor asistencial y parental. Toda vez que vamos más allá de nuestros intereses particulares para fomentar el bienestar y el futuro de las nuevas generaciones, estamos siendo generativos. También cuando nos preocupamos por expresarnos mediante cualquier manifestación artística o creativa, con la que tratamos de conectarnos y comunicarnos con los demás. Ser adulto, para Erikson, implica poner a un lado los intereses personales, para pensar en los intereses de la comunidad de la que formamos parte; no solo la comunidad inmediata, sino la sociedad que nos educó y a la que contribuimos a educar. Ser consciente de los puentes intergeneracionales de los que participamos es otra manifestación de la generatividad.

El estancamiento personal que se produce cuando uno está ensimismado en lo que solo concierne a su interés propio, o cuando no llevamos a cabo ninguna labor creativa a través de la que poder contactar con todo aquello que nos une a los demás, sería el efecto de afrontar negativamente esta crisis evolutiva. Es por ello que esperamos despertar cierta curiosidad e inquietud por conocer esta tarea propia de la adultez, pero que bien puede ser iniciada ya en fases previas de nuestro ciclo vital.

Para tratar este tema contamos con la contribución de Juan José Zacarés, profesor del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, pionero en los estudios sobre este fascinante tema. Además, presentamos un artículo teórico dedicado a indagar las conexiones entre la generatividad eriksoniana y el pensamiento de Daisaku Ikeda, desde la perspectiva del humanismo budista. Con esta reflexión en torno a la generatividad como un ejemplo de revolución humana, esperamos apoyar los esfuerzos por complementar la perspectiva occidental del desarrollo humano adulto con una perspectiva oriental.

Además, a través de este número compartimos los contenidos derivados de la jornada que, con el título de “Propuesta de Paz de 2020 de Daisaku Ikeda: Avanzando juntos sin dejar a nadie atrás”, comentó y debatió el pasado 4 de diciembre este documento presentado por Ikeda en enero de 2020, con un título marcadamente generativo: “La construcción de una era de solidaridad humana: Hacia un futuro para todos”. Dicha propuesta se analizó desde las ciencias naturales, analizando cómo “Educar e informar para reducir el riesgo de desastres incrementados por el cambio climático”; desde el derecho internacional, para argumentar cómo “El futuro de nuestra generación está en la educación”; y desde experiencias de gestión desde organismos públicos, para conocer “Recursos económicos y humanos para superar situaciones de crisis” como la que hemos afrontado, y seguimos afrontando actualmente.

Para terminar, presentamos un artículo que vuelve a conectar con el tema de la generatividad reflexionando sobre la importancia del respeto por la diversidad, partiendo del comprender la dignidad del “otro” desde un enfoque literario y filosófico. En un interesante diálogo con el trabajo de Daisaku Ikeda Happy Parents, Happy Kids: Parenting Advice for the Twenty-First Century, la profesora de la Universidad de Lodz que lo firma analiza el tema tratando sus implicaciones políticas generales, pero también otras íntimas y particulares.


[1] Alejandro Iborra Cuéllar es Director del Instituto Universitario Mixto de Investigación en Educación y Desarrollo Daisaku Ikeda de la Universidad de Alcalá. Es también profesor Titular de Universidad e imparte docencia en el Departamento de Ciencias de la Educación de dicha Universidad.

[2] Ana Belén García Varela es Subdirectora del Instituto Universitario Mixto de Investigación en Educación y Desarrollo Daisaku Ikeda de la Universidad de Alcalá. Además, es profesora Titular de Universidad e imparte docencia en el Departamento de Ciencias de la Educación de dicha Universidad.

Contenido protegido
Ir arriba